COLEGIO WALDORF LIMA

El colegio Waldorf de Lima fue fundada en 1982 y es la Escuela Waldorf más antigua del Perú. Ofrece una educación completa: preescolar, primaria y secundaria. Desde el 2013, Panguana coopera con la Escuela Waldorf de Lima, fundada por una iniciativa comprometida de Zurich. Desde entonces, se han realizado tres viajes al bosque de Panguana y la aceptación es tal que la continuación de este innovador proyecto está asegurada para los próximos años.

De acuerdo con los objetivos de la Educación Waldorf, que promueve el desarrollo y la educación de los niños de manera integral, se ha desarrollado un programa variado y exigente para cada uno de los viajes. Los jóvenes, que nunca antes han estado en la selva amazónica, se familiarizarán con este hábitat que les es completamente ajeno, de una manera especial basada en la creatividad, las habilidades motoras y la sensibilidad social y en gran medida por iniciativa propia.

Una vez al año, un grupo de unos 30 estudiantes y cinco tutores viajan a Panguana para trabajar en un importante proyecto de conservación de la selva tropical. Están activamente involucrados en las tareas diarias de la estación a través de una buena integración en la vida de la selva y a través de la cooperación e intercambio con las escuelas vecinas. De esta manera, se sensibiliza a los jóvenes sobre la importancia de la naturaleza y especialmente de la selva para ellos y su país, se despierta el sentido de responsabilidad para la conservación de este hábitat y al mismo tiempo se promueve el intercambio de conocimientos entre las diferentes regiones naturales del Perú como la costa y la selva. A través de la implementación activa de los objetivos del proyecto, los alumnos adquieren un sentimiento y una comprensión mucho más intensos del hábitat de la selva tropical, lo que les motiva a compartir sus experiencias y a defender la conservación de la naturaleza por convicción.

Los alumnos se dividen en grupos de 5-6 personas. A cada grupo se le asigna una tarea específica, que rota durante la estancia de diez días, para que cada participante pueda trabajar en diferentes temas. Las diferentes responsabilidades incluyen:

  • Excursiones al bosque, al río, a los pastos del administrador y a los pueblos vecinos
  • Observar, fotografiar y dibujar la fauna y la flora
  • Documentación de la vida diaria en el bosque
  • Conocer y aprender los perfiles, composición y características del suelo de un bosque primario tropical
  • Artesanía: asistencia en la construcción de cobertizos y refugios para herramientas y equipos, mesas y bancos para el numeroso grupo de estudiantes, reparación de techos y mantenimiento y observación de carreteras.
  • Trabajo en la cocina: planificación de comidas, ayuda en la cocina, uso de alimentos regionales de la selva para comidas tradicionales, cuidado y sensibilización sobre la reducción de residuos y el compostaje de residuos orgánicos
  • Intercambio cultural: visita a la escuela Ashaninka en la Pampa Verde; acogida de la visita a la escuela «Augusto Durand» en Yuyapichis en Panguana.
  • Conozca el estilo de vida sencillo en una naturaleza virgen sin el lujo y las comodidades de la ciudad.
  • Uso responsable de los recursos locales como el agua y la energía
    la comprensión de la vida de grupo, la convivencia en un espacio reducido y el sentido de unidad en un campo de investigación común
  • Creación de un log de campo y un informe
  • A partir de 2014: Inicio de un proyecto de reforestación a largo plazo en las zonas periféricas de la estación, en los pastos abandonados del administrador y en las tierras de las comunidades ashánicas vecinas.

Desde 2016, se han recogido y plantado en el vivero semillas de los árboles del bosque de Panguana. Además, sólo se utilizan para la plantación directa al aire libre las plántulas de especies locales y características de la región, procedentes de viveros vecinos. Por lo menos 20 especies diferentes, incluyendo árboles y palmas de rápido crecimiento, se utilizan como árboles de sombra para el suelo en las áreas de aforestación y para las plántulas plantadas.

COLEGIO WALDORF LIMA

¿Qué es Waldorf?

La Educación Waldorf es un método alternativo a la educación tradicional. Fundada por el filósofo Rudolf Steiner a principios del siglo XX, la escuela se basa en los principios de la libertad humana, manteniendo un equilibrio entre el estado mental y emocional y el respeto a la naturaleza.

Para obtener una correcta formación intelectual, los profesores guían su trabajo a través de actividades artísticas como el teatro, la música, la pintura, etc., que permiten al alumno descubrir su imaginación sin tener que escuchar ocho horas de clases convencionales.

Organización del Colegio Waldorf Lima

Cada escuela es un organismo social único que crea su propia biografía de acuerdo con las circunstancias particulares en las que nació y se desarrolla en los tiempos cambiantes de las épocas, buscando su propio camino hacia el ideal de su misión, que es la educación para la libertad del aspirante a ser humano, el niño.

No existe una estructura organizativa fija y piramidal. Sin embargo, hay tres áreas comunes a la Escuela Waldorf que son visibles y se basan en la constitución del ser humano como cuerpo, alma y espíritu.

La escuela de WL consta de tres áreas, a saber, el consejo de administración, el consejo de profesores y la administración.

El Patronato es el área jurídica y financiera de la entidad social que se ocupa de las relaciones y obligaciones jurídicas en el seno de una sociedad de derecho, ante las autoridades municipales, fiscales, educativas, etc. Además de presentar los balances, cuentas anuales, planes y proyectos de la escuela, etc., el Consejo Directivo también es responsable de la gestión de las finanzas de la escuela.

El Comité de Profesores es el área cultural o espiritual del EWL, que se ocupa del desarrollo sostenible de la vida educativa y espiritual, participando como un órgano de enseñanza y tomando decisiones.

La administración es el tercer dominio que proporciona al colegio las herramientas técnicas y administrativas para cumplir adecuadamente con la misión de la Escuela WL en términos de apoyo material y físico para que se lleve a cabo de manera satisfactoria.

Acompaña la gestión de los recursos económicos que provienen de los padres y los distribuye de la mejor manera posible de acuerdo a las necesidades necesarias para la educación de los niños.

Estas tres áreas no están vinculadas entre sí en una estructura jerárquica, sino de forma horizontal y circular, con un espacio común en el que las tres áreas pueden ser percibidas conjuntamente.

La autonomía dialógica en la gestión de las escuelas es la forma social de trabajo que requiere la presencia de la conciencia en cada área de la organización social del EWL.

¿Que es la PedagogíA Waldorf?

La Pedagogía Waldorf es un método creado por el filósofo Rudolf Steiner y basado en las ideas rectoras de la Antroposofía. La Antroposofía (la sabiduría del hombre) es una corriente filosófica creada por Steiner que pretende seguir un camino de conocimiento que permita al hombre percibir la realidad de manera insensible.

Con una clara orientación humanista, la Escuela Waldorf ofrece educación como un desarrollo hacia la libertad individual, integrando la expresión artística como una herramienta de aprendizaje en el plan de estudios. El canto, la música o la pintura no sólo tienen su propia enseñanza especial, sino que también se utilizan en las clases de matemáticas, lengua o ciencias sociales para transmitir conocimientos específicos.

Además, los niños y niñas participan en clases y talleres de diversos oficios como la carpintería, la cocina, el tejido y la jardinería, entre otros. Para comprender al niño en su totalidad, se considera que el ser humano es triforme, dividido físicamente en tres grandes sistemas, cada uno de los cuales tiene diferentes cualidades mentales: pensamiento, sistema nervioso, sentimiento, sistema respiratorio-circulatorio y voluntad, sistema metabólico-motriz.

La antropología antroposófica divide en septenios los diferentes estadios de desarrollo en los que se desarrollan estas cualidades.

Utilizando la voluntad activa del niño, la imitación se utiliza como el principal método de conocimiento en esta fase. Desde los siete a los catorce años, en el segundo período de siete años, el niño puede saber y comprender lo que le hace vibrar emocionalmente.

Los contenidos del programa se organizan explotando los intereses latentes de su alma de tal manera que el aprendizaje sea significativo, mientras que al mismo tiempo y con el mismo énfasis se cultiva la ciencia, la estética, la admiración y el profundo respeto por el mundo.

La adolescencia es el momento en que la personalidad madura y las capacidades intelectuales se desarrollan plenamente. A diferencia de otras escuelas, en la Escuela Waldorf el mismo maestro acompaña al grupo desde el primer hasta el octavo grado. El objetivo es que el profesor pueda percibir a través del conocimiento profundo de cada niño lo que necesita pedagógicamente en cada momento.

Pedagogía Waldorf (Testimonio)

Hace muchos años, decidí convertirme en educador por voluntad propia y por necesidad. No creía mucho en el misticismo que se suele atribuir a la carrera porque pensaba que negaba el profesionalismo. Pero unos años más tarde, creo que esta mística complementa la cuestión del profesionalismo.

Detrás de esta idea, hay una serie de consideraciones sobre la tarea educativa, que se fue opacando poco a poco, gracias a la propia tarea, hasta hace pocos años. Llegué a una escuela Waldorf con cierto escepticismo, que aplica una pedagogía que reconoce que el ser humano está compuesto por tres elementos: el físico, el emocional y el espiritual. A partir de este término, desarrolla su labor pedagógica de manera muy integral y casi idílica.

Esta propuesta pedagógica se basa en los primeros años del siglo XX en Alemania y hay iniciativas en todo el mundo basadas en esta pedagogía.

Uno de los principios pedagógicos de la Pedagogía Waldorf es que la tarea principal de la escuela es promover un desarrollo sano y armonioso hacia la libertad. Esto requiere un conocimiento profundo de la naturaleza humana, comenzando con los estudios antroposóficos en los que el proceso de la evolución humana se divide en períodos de siete años.

Teniendo en cuenta las características del ser humano en cada fase y la teoría de la vestimenta humana, la Educación Waldorf organiza el plan de estudios con el objetivo de servir al estudiante de manera integral. Todos los cursos están articulados y siempre buscan la atención de tres fuerzas constitutivas: voluntad, sentimiento y pensamiento.

Con esta introducción quiero explicar algunos aspectos de la Pedagogía Waldorf sobre la base de mi experiencia profesional, de conversaciones con profesores que llevan muchos años trabajando en esta propuesta y de la lectura de textos teóricos sobre el tema.

La pedagogía Waldorf en el jardín de infancia

El jardín infantil Waldorf acoge al niño con respeto, reconoce su individualidad y le ofrece un entorno familiar que fomenta el desarrollo de todas sus capacidades innatas. Gracias a este enfoque pedagógico, en el futuro tendremos jóvenes adultos seguros de sí mismos con nuevas y valiosas contribuciones al mundo de hoy, producto de un pensamiento claro y creativo, llenos de iniciativa, sensibilidad social y con una vida emocional rica y estable, todo ello basado en un sentido fuerte y activo de lo que quieren lograr en la vida.

El niño recibe continuamente impresiones sensoriales de su entorno, que tienen un efecto duradero en su desarrollo físico, emocional y cognitivo. Por ello, los jardines de infancia Waldorf prestan especial atención al entorno del niño, proporcionándole en todo momento una gran cantidad de impresiones sensoriales que permiten una auténtica relación con su entorno, gracias a los juguetes fabricados con materiales naturales que también prestan atención a la calidad de sus formas, alimentos orgánicos y saludables, el uso de acuarelas y lápices de colores con tintes naturales que permiten al niño entrar en contacto con el brillo y la verdadera calidad del color, el uso de cera de abejas para el modelado, colores suaves en las paredes, entre otras cosas. Podríamos decir entonces que «alimentamos al niño a nivel sensorial», nutriendo su alma y modelando sus órganos internos, de la misma manera que los elementos nutren su cuerpo físico.

El preescolar es por naturaleza un ser de movimiento, debe ser activo. Nuestro trabajo tiene como objetivo fortalecer y desarrollar la inteligencia del niño a través de la acción, a través de la experiencia personal se promueve el desarrollo del autocontrol en el movimiento, por eso en los jardines infantiles Waldorf prevalece el «estar activo» en lugar de «estar sentado». Pero dejar al niño libre, respetando su naturaleza activa, es un desafío que requiere maestros capaces de acompañar al niño en este camino y de guiar todas las actividades dentro de límites saludables y aceptables. En este sentido, el maestro Waldorf tiene a su disposición dos herramientas pedagógicas que pueden ayudarlo a enfrentar este desafío: el uso de la imitación y el ejemplo, y el ritmo y la repetición. El niño es así acompañado en el descubrimiento de sí mismo y de su entorno, creando un equilibrio entre la confianza en sí mismo y la asertividad y las necesidades de los demás.

El principio pedagógico básico es el aprendizaje por imitación y ejemplo. El niño imita todo lo que observa a su alrededor y luego lo pone en práctica. La imitación le permite entender y conocer el mundo a través de la acción. Y un medio importante es el juego libre. Cuando el niño juega, imita las situaciones cotidianas, se mueve, es activo, está ocupado imitando todo lo que observa y percibe de su entorno a través de su imaginación y fantasía, y cuando lo imita a través de su juego, lo entiende. Los juguetes son simples, sus formas más que sugeridas explícitamente, para asegurar la libertad y el uso creativo de la imaginación de los niños. A través del juego, el niño encuentra su propia relación con el mundo que le rodea, y también aprende a socializar, a establecer su propio espacio, a reconocer el espacio de los demás y a crear un espacio social común.En el jardín de infancia Waldorf, las actividades se planifican en ritmos diarios, semanales y mensuales cuidadosamente estructurados que se repiten y dan al niño la certeza de que el orden de las actividades es el mismo cada vez que llega al jardín de infancia (que es lo que él espera), lo que a su vez da al niño una gran seguridad en sí mismo y en su entorno, Esto facilita el aprendizaje por medio de la práctica, contribuye a su bienestar físico e incluso con la repetición, se crean hábitos que se afianzan rápidamente y reemplazan la necesidad de negociar o dar instrucciones para que el niño se dedique a una u otra actividad, ya que son literalmente transportados por la electricidad generada por la repetición y el ritmo diario. Además, esta experiencia temprana de orden y regularidad es una semilla para la futura autodisciplina de los adultos.

El trabajo diario en actividades domésticas, preparación de alimentos, limpieza, barrido, lavado de ropa, ordenamiento, jardinería, costura, carpintería, plantación, cosecha, etc. proporciona una amplia oportunidad para aprender nuevas habilidades y tomar una dirección positiva para estar activo. El niño participa con entusiasmo y se alegra cuando, por ejemplo, come un delicioso pan casero. Al hacerlo, adquieren y aprenden muchas habilidades como cortar, medir, verter, pesar, comparar y clasificar,

Leave a Reply